Sobre nosotros

ATI GmbH (Tecnología Avanzada Internacional) fue creada por un equipo de expertos familiarizados con los desafíos a los que se enfrentan los recolectores frutícolas y la necesidad de incrementar su eficiencia y reducir la cantidad de fruta desperdiciada. Estamos basados en Wollerau, Suiza y en Innsbruck, Austria.

Trabajamos con granjeros para encontrar soluciones creativas que apoyan su valiosa profesión, la de cultivar alimentos saludables para toda la población. La agricultura ha de estar en sintonía con el medio ambiente para garantizar un futuro sostenible a nuestro planeta. La misión de ATI es la de crear tecnologías que contribuyen a una agricultura sostenible.

Le damos mucho valor a la protección del medio ambiente y por ello usamos tecnología que sea respetuosa con la naturaleza. Por esta razón trabajamos en el desarrollo de soluciones alternativas mejorando la tecnología actual y existente. Son buenos tiempos para el cambio. Ya que la tendencia por elegir vehículos eléctricos e híbridos aumenta considerablemente cada año, se observa como consecuencia el incremento en la aceptación y una respuesta positiva por parte de la población en general con respecto a los vehículos agrícolas eléctricos.

ATI colabora con productores industriales, para proporcionar al mercado mundial una amplia gama de máquinas agrícolas de propulsión eléctrica.

ATI - Nuestra misión.

La actual crisis económica global y la atención extendida que ha recibido el cambio climático han desencadenado un notable aumento en la demanda de maquinaria y vehículos agrícolas híbridos y eléctricos sin precedentes.

Todos los principales fabricantes de maquinaria han expandido su catálogo de productos con el fin de incluir máquinas y vehículos que respetan el medio ambiente y promocionan estos nuevos modelos con amplia difusión en los medios con el consiguiente interés público.

Estas nuevas alternativas son cada vez más populares. Este desarrollo se ha acelerado como resultado del gran aumento en el precio de los combustibles convencionales y las catástrofes medioambientales que han ocurrido durante la expansión de la producción de combustibles fósiles a nivel mundial.

Los ingenieros y los productores de máquinas agrícolas y vehículos eléctricos deben hacer justicia a la creciente demanda, las expectativas del público y las políticas gubernamentales. Este es uno de los sectores de mayor contribución a las emisiones de carbono, al cambio climático y al consumo de los recursos globales de energía. En muchos países, el consumo de energía de este sector representa un grave desafío para la balanza de pagos y la seguridad energética. Quienes desarrollan y fabrican productos tecnológicos se enfrentan a una masiva presión tecnológica, innovadora y política para que mejoren urgentemente una innovación tecnológica revolucionaria.

Está claro ahora que una mejora gradual de las tecnologías, los conceptos y los procesos establecidos no logrará alcanzar un aumento drástico en la eficiencia a largo plazo. Se requiere urgentemente una innovación tecnológica revolucionaria.

Los conceptos de una alternativa a la combustión y los combustibles alternativos reemplazarán de forma gradual las combinaciones actuales de combustibles y motores convencionales de petróleo y diésel. El objetivo de ATI es desarrollar nuevos conceptos de propulsión, que establecerán los nuevos estándares de los valores de bajo consumo de energía y emisiones reducidas.

Las máquinas y los vehículos híbridos que entran en el mercado están inspirando el desarrollo de nuevos motores en combinación con nuevos conversores con uso eficiente de la energía. La adopción plena de esta nueva generación de motores precisará de avances en la tecnología de las baterías, la electrónica de potencia y la tecnología de transmisión.

A medida que surjan estas innovaciones tecnológicas de los motores, incluyendo motores eléctricos y de celdas de combustible, se logrará una disminución aún más impresionante en el consumo de energía, las emisiones tóxicas y los ruidos; avances que no pueden lograrse con los motores de combustión convencional.